Sign In
​​​​

Supersalud levanta medida de vigilancia especial a Capital Salud​​

Diciembre 02,2020

Supersalud levanta medida de vigilancia especial a Capital Salud

La EPS efectuó un proceso de reorganización

Mediante la resolución 013742 de 2020, la Superintendencia Nacional de Salud confirmó oficialmente que se levanta la medida preventiva de vigilancia especial impuesta a Capital Salud EPS-S, tras considerar superados los hechos que dieron origen a la decisión cautelar.

El organismo de vigilancia y control levantó la medida, luego de establecer que la EPS ha cumplido con el plan de seguimiento impuesto por la entidad y efectuó un proceso de reorganización, capitalización, estabilización y recuperación financiera que actualmente reflejan la transformación de la mayor EPS-S del Régimen Subsidiado en Bogotá y el Departamento del Meta en beneficio de la ciudadanía.  

El gerente de Capital Salud, Iván Mesa, explicó que el fallo es positivo porque permite continuar fortaleciendo la atención en salud de más de un millón de afiliados. Además la EPS continuará mejorando las condiciones de los asegurados, el fortalecimiento financiero, la contratación y la operación en general de la entidad. 

Por su parte el secretario de salud, Alejandro Gómez, dijo que el Distrito continuará trabajando para seguir robusteciendo la EPS del Distrito, con el fin de seguir beneficiando a todos los usuarios y garantizando la adecuada prestación del servicio. 

Para Capital Salud, la atención de los usuarios es lo más importante, por eso eliminó las autorizaciones para 16 especialidades médicas gracias a la articulación con las Subredes Integradas de Servicios de Salud, además mejoró los tiempos de espera de los usuarios, pasando de más de una hora a 13 minutos en promedio. Así mismo atendió más de 150 mil citas médicas virtuales durante el 2020 sin ningún costo. 

La Superintendencia Nacional de Salud había impuesto la medida de vigilancia especial a Capital Salud en el año 2015 luego de evidenciar un deterioro de sus indicadores financieros con pérdidas que superaban los 600 mil millones de pesos, fallas en la entrega de autorizaciones y medicamentos, negación de servicios, restricciones en la garantía del acceso, oportunidad en la atención y aumento en las peticiones, quejas y reclamos.